miércoles, 15 de abril de 2009

PUDOR.


Esta semana, en el Dominical de El Periódico de Catalunya, se publicaba un artículo de David Trueba sobre el Pudor. Hablaba de que hemos perdido este sentimiento y que ahora ya no sólo no nos escandaliza mostrar los sentimientos más intimos, las miserias más escondidas, ni nuestros vaivenes emocionales en público, sino que competimos por hacerlo. Programas televisivos como El Diario de Patricia, o varios del mismo tipo compiten en la parrilla televisiva por ver quién llega más lejos consiguiendo, paradójicamente, más audiencia.

Yo no dudo del sentimiento voayeur que albergamos todos... ¿a quién no le gustó "la ventana indiscreta" de Alfred Hitchcock? pero para mí, igual que subraya David Trueba en su artículo, todo tiene un límite. Es escandaloso ver como ahora, en un programa de la parrilla de tarde, han puesto en marcha un concurso para perder peso... La dinámica consiste en perder cada semana un 10% del peso, con pruebas varias, como coreografías de michelines saltando y revoloteando, supongo, sudores cayendo por caras de sacrificio y abstinencia.... y para colmo, los reciben el primer dia con velas.... de olores! a chocolate, vainilla... debe ser porque aún queda algún resquicio de Semana Santa.. por la penitencia, digo. Una de las concursantes pesa 147 kilos, o sea que la primera semana ni te cuento la de peso que debe perder.... buf!

Yo no dudo que la mayoría dejará el programa en buena forma, que si aprovechan los guionistas para dar consejos saludables de alimentación, harán un grato favor a la educación nutricional de este país, pero me temo que no será el hilo conductor del programa. Siento que mostrar las miserias de un conjunto de gente obesa será el objetivo. Sin ninguna clase de pudor. Yo todavía conservo algo de esta palabra en mi vida. Me niego (de hecho siento vergüenza ajena) a escuchar historias de desamores, de odios y rencores, de traiciones, de me lo prometió y ahora dice que no... de mocos en directo, de cortemos para la publicidad en medio de un llanto extremo, en fin, que no va conmigo. No soy snob, ni super culta... sólo que aún conservo cierto pudor... por conservar, os diré que hasta cierro la puerta del baño para hacer pipí... si mi pareja me viese en esta postura, no creo que se muriera ni de ternura ni de deseo... Cursi? tal vez, pero déjenme mear solita.....

2 comentarios:

Marta dijo...

Lo vi, lo vi el otro día, el primer día de programa. Tremendo, un montón de obesos con sus ilusiones puestas en ese bodrio de programa.
Tienes razón, mostrar las miserias de cada uno de nosotros frente al público no nos ayuda. Nos hemos convertido en seres tan sociales que no sabemos estar solos, no sabemos guardarnos nuestras historias, nuestras batallas ganadas y perdidas.
En fin, espero que al menos pierdan peso y este verano el bikini les siente mucho mejor.

Vane dijo...

Eso eso.. por la integridad y el respeto a uno mismo y a los demás. Chin chin!!!

SE ACABÓ!

Quieres más? pues hala! busca entraditas a la derecha...