viernes, 25 de septiembre de 2009

AIRES DE BARCELONA

Según dice la publicidad de Aire de Barcelona El mundo Árabe, durante su estancia de ocho siglos en la Península , aportó unas costumbres que enriquecieron nuestro patrimonio cultural . Adoptaron la antigua tradición de las Termas Romanas y la perfeccionaron hasta el punto de crear un sistema de Baño Público , tan refinado y lujoso , que ha sido alabado y admirado durante generaciones. Y eso es lo que se busca en Aire de Barcelona: el descanso y la paz del cuerpo y la mente en uno solo.

En pleno centro de la ciudad antígua, en el Barrio del Born , donde se elevaba la muralla defensiva de la ciudadela ,han restaurado un antiguo baño. Con un recorrido por diferentes áreas, desde aguas calientes (caldarium 40º) para pasar por el frío que te remueve toda la sangre (frigidarium 16º), hidromasage, baño de sal que depurarás después en el Hamman...y como ambiente, una zona de relax, donde podrás disfrutar de un te con menta bien dulce, como les gusta a los árabes.

Ayer disfruté junto a mi marido de este espacio. Cuando llegamos me pareció que habia mucha gente, en el vesturario todo el mundo corria para cambiarse y entrar, y yo me preguntaba dónde estaba el relax.
Pero cuando descendimos a la zona de aguas, el ambiente comenzó a envolvernos: luz tenue de multiples velas, suelos y techos originales, olores que te sumergian en un estado de paz... y a medida que ibamos avanzando en el circuito, nos ibamos deshinibiendo más y nuestro cuerpo empezaba a responder a tanta caricia... Cierto que de vez en cuando encontrabamos que algo más de solitud sería bienvenida, pero no podíamos quejarnos: teniamos espacio suficiente y eso era precisamente lo que hacían los árabes en los baños, relajarse pero también relacionarse con los demás. Punto de encuentro para cambio de impresiones. Eso sí, susurrando, que gritar está prohibido.
Cuando nos llevaron a la zona de masajes, muy poca luz, aromas varios y una musica árabe que penetraba a través de tus oídos para fundirse en tu alma, fue como ponerle la guinda al pastel: cuidado exquisito en taparte para no tener frío, manos que se deslizan por todo tu cuerpo con suma suavidad a veces, y con energía otras, sin ruidos que disturbiaran este momento.... Entonces me abandoné al cuidado. Mi mente dejó de trabajar, solo mi cuerpo era receptor de sensaciones positivas....
Gracias, Elena y Montse, un señor regalo.

2 comentarios:

ROCK´N ROLL OUTLAW dijo...

Lo mejor el masaje, a mi me lo hizo una chica que hasta me hablaba flojiiiito y suave, y lo que me hizo en lso dedos de los pies fue histórico.

¡Besos!

kira permanyer dijo...

si! además el nuestro (supongo que el tuyo también) era de los larguitos, de 30 minutos.... vale la pena abandonarse por unos momentos al placer de que te mimen, verdad?

Mua!

SE ACABÓ!

Quieres más? pues hala! busca entraditas a la derecha...