domingo, 21 de junio de 2009

HACER LAS PACES.....


La vida es suficientemente complicada como para complicarla nosotros más. Cuando dos personas se disgustan, es necesario hacer las paces rapidamente. Si no, el enfado se incrusta, se mete en las entrañas de los enfadados y empieza a corroerlo todo. Se hace tan grande, que uno ya no recuerda el motivo del mismo. Se agolpan recuerdos desagradables, reproches una y otra vez pronunciados, y se pierde el motivo principal del enfado.

Yo, de un tiempo a esta parte, intento hacer las paces rápidamente. Al principio cuesta bastante, sobretodo si uno se emperra en pensar que siempre hay solo un lado de las cosas. Pero no, la vida está llena de diferentes lados, como un cubo de Rubric. Pero es como todo, la costumbre facilita mucho el camino.

Ahora, reflexiono, me tomo unos minutos, intento pensar en otra cosa, y cuando estoy tranquilita, me acerco a mi chico, le doy un beso en su cara enfadada, y le pido disculpas. No es que piense que siempre me equivoco yo (aun quedan resquicios en mi mente de orgullo o porqué no , raciocinio controlado....)pero no vale la pena tener cara de perro durante horas. No, no me gusta. Hacemos las paces y con un aire más calmado, con las miserias en su sitio, y los reproches bien guardaditos bajo llave, solo nos concentramos en volver a la normalidad y a veces conseguimos retomar el tema de la disputa sin alterarnos más.

Vale la pena, os lo recomiendo. Te sientes libre, a gusto contigo misma, mejor persona y mejor pareja. El control sobre el enfado relaja, proporciona una sensación de serenidad que reconforta.


Tener el morro arrugado mucho tiempo solo provoca unas antiestéticas arruguitas alrededor de los labios, que más vale evitar... Las arrugas de otro tipo, por favor....

4 comentarios:

La rusa Joropera dijo...

por eso es que tu y yo nos entendemos tan bien... es que yo hago lo mismito... a mi es raro que me dure un enfado... debe ser muy grave la falta y por lo general no lo es... porque yo ahora sé como convertirlo en siempre algo que no le debo prestar importancia... la vida son dos día y para enfadarnos uno pues ya nos vale!!
besos y más besos

Marta dijo...

A mi me pasa lo mismo. No dejamos que se acabe el día sin haber hechos las paces y desde luego que funciona.
No merece la pena enfadarse, lo mejor es disfrutar del amor!!!
Un beso guapa, espero que estés más animada y disfrutes de las vacaciones!

kira permanyer dijo...

BESOS a mis dos paticas ( Marta y Rusa Joropera...ejem) Us estimo. Estic més animada, de veritat.

Marc dijo...

Tienes toda la razón. Un poco como dice Marta, yo añadiría: hacer las paces SIEMPRE antes de dormirse por la noche. No hay nada más jodido que dormirse y levantarse a la mañana siguiente enfadado. Así, todos los días acabas con los deberes hechos y la conciencia tranquila, y la mala sangre no se acumula.

SE ACABÓ!

Quieres más? pues hala! busca entraditas a la derecha...