miércoles, 1 de febrero de 2012

RECUERDOS DE INFANCIA

Me gusta pasearme por el blog de  Maijo, GINO-ART. Es una auténtica delicia para mis sentidos. Lo descubrí por casualidad, y yo, ignorante del mundo pictorico aunque tenga una hermana pintora, me dejo llevar por las sensaciones que provocan sus imagenes en mi interior. Muchas veces, ni leo los textos que las acompañan para que no enturbien la inocencia y virginidad de mi primera impresión. Me gusta esa expresión de color, esos trazos alargados, en definitiva, es un paseo que os recomiendo fervientemente.
Pues bien, en mi último paseo descubrí la imagen que ilustra este post. Y como un flash un dejà vu, un revival me inundó por completo. Volví a mi infancia. A ese tiempo que todos recordamos y que marca, de alguna  manera, nuestro futuro.
Mi madre era modista. Es modista. Morirá modista. Ya no ejerce, hace años que decidió clavar la aguja y quitarse los hilos de encima por última vez. Estaba cansada, tremendamente cansada. Pero afirmo que es modista porque un artista muere artista. Y para mi, ser modista es ser sinónimo de ser artista .De tener un don especial para crear de la nada auténticas obras de arte. Esas manos que se deslizan por los tejidos, ese saber ver la creación cuando todavia parecen piezas de un rompecabezas acabado de sacar de la caja, esa capacidad para unir sin dejar a la vista la unión... 
Recuerdo como si fuera ahora las tardes a la vuelta del colegio. Ese olor a café recien hecho, por supuesto no de una Nespresso... esa Elena Francis sonando en una radio que era de color granate, con una antena torcida, que a veces mi hermana o yo moviamos y sacabamos del aparato para hacer de varita mágica de hadas. Finalmente, cuando el juego finalizaba, volvia a cumplir su función. Esa plancha, siempre encendida, con olor a funda de algodón requemada por usarla continuamente para poner "tela de pegar" en cuellos ,puños, delanteros... esos hilos, de todos los colores enganchados a mis leotardos, a la falda de mi madre que siempre sacudía con firmeza cuando por fín se levantaba de la máquina de coser. Ese baibén del pedal para dar el primer impulso al motor. Ese ruido de tijeras en contacto con la superficie de la máquina de coser, que ayudaban a empujar el tejido que se resistía a ser engullido por la pata de la máquina...
Ese jaboncillo (tiza de marcar la ropa) que yo buscaba y roía. Sí roía. Tóxico debe ser seguro ,pero aqui estoy, vivita y a veces coleando... eso sí, debía ser el de color azul, que el rosa y el gris no eran tan buenos...
Esos sobrehilados, que cuando mi hermana y yo crecimos ayudabamos a desprender de ellos los hilos que osaban escapar del zig zag... Ese fardo de cuadros que mi madre se cargaba en el brazo para "ir a entregar". Incluso,yo no lo recuerdo pero ella nos lo ha contado después, se dejaba a mi hermano durmiendo, nosotras en el cole, para correr, volar, hacia la entrega de su trabajo y volver al lado de su pequeño. Porque ella no tenia coche, porque ella trabajaba todo el dia, porque ella criaba a sus hijos lo mejor que podia, sola, como todas las madres de su generación. Porque ella era y es una artista .Sus manos crearon y aun son capaces de crear. Toda mi admiración para esas mujeres que cosieron el mundo y ahora ven como el mundo se cose en la China....

13 comentarios:

Miriam Tirado dijo...

Que bonito... Mi abuela no es modista pero ha cosido mucho a lo largo de su vida. Trabajaba en una fábrica téxtil y siempre la he visto con agujas, hijos, la máquina de coser... Cosían porque hacía falta saber coser y ahora... ya nadie cose. O almenos, muy pocos. Yo, sin ir más lejos, no tengo ni la más remota idea de cómo demonios se hace. Pero nunca es tarde. Quien sabe... quizás algun día le pregunte; "abuela... ¿me enseñas?"
Un beso.

MARIA G. dijo...

Buf, precioso como siempre nunca mejor expresado..esos sentimientos, esos olores y sensaciones que forman parte de nosotras...lo has descrito tan bien que se me han escapado unas lagrimitas,porque he visto la escena como si de un video se tratara...gracias artista como no iba a ser menos de una mama como la nuestra..

Un besazo para las dos!! :-)))<3

maijo dijo...

Hola Kira,
És bonic tot el que dius. Els records formen part de nosaltres. Som el que hem viscut. Experiències properes ens apropen encara més: la meva mare va ser bordadora.
M'agrada veure el meu dibuix tan ben il·lustrat amb les teves lletres. Gràcies.

Perkins dijo...

Molt macu!!! petonets!

pd. jo no sé fer ni una vora...

Mirashka dijo...

Preciós. Ma mare no és modista, però li agrada molt cosir i m'has evocat un munt de records: el soroll de la màquina en fer anar el pedal, el guix per marcar la roba, treure el fil d'embastar (que més endavant també feia jo), els fils a la roba... Buff! Però ella era més de Montserrat Fortuny que d'Helena Francis... ;)

Irene dijo...

A mi me parece alucinante como de un trozo de tela hacen cualquier cosa, vestidos, blusas... lo que quieran... Como bien dices las costuras son artistas... qué recuerdos mas bonitos tienes...

Maria dijo...

Que bonito, lo has descrito con un sentimiento que me ha emocionado... Mi abuela tambien era modista y mi madre cose muy bien, me encanta mirarla como es capaz de un trozo de tela prendas. A mi me resulta imposible... Ahora me he propuesto aprender hacer algo, al menos saber el bajo de los pantalones, que ella me enseñe... Un besazo

raindrop dijo...

Parecidas imágenes también las conservo yo: la máquina de coser, el olor de la plancha, los hilos de colores pegados a todos los tejidos, la tiza azul, Elena Francis en la radio, los patrones dibujados en papel... sonidos, aromas, luces y colores...
Y con estas imágenes se tiñeron muchas tardes de mi infancia.

besos

mamacuentista.blogspot.com dijo...

precioso reconocimiento a tu madre como artista y como luchadora

kira permanyer dijo...

MIRIAM. Gràcies per visitar aquesta, casa teva. Anima't, el resultat de cosir es plaenter. Sobretot si ho fas pels teus fills!
SISTER. Yo tengo siempre mi infancia asociada a ti. Marcadisima en sentido positivo. Una unión que nunca debemos olvidar. T'estimo moltissim.
MAIJO. Per mi ha estat un autèntic plaer tenir un dibuix teu asociat a un record tan intim. Novament, gràcies per deixar-me'l compartir

kira permanyer dijo...

PERKINS. Doncs ja saps, tarda que t'aburreixis tarda que vens a casa com els anys d'abans i les tres ens posem! FEM ESCOLA!
MIRASHKA. Moltes gràcies. Es cert que en el passat totes les dones sabien cosir. Per educació (formava part del material educatiu) i en part perquè encara no teniem la invasió de productes tirats de preu
de l'est. I es veritat, hi havia dos bàndols: pro Elena pro Montserrat! jajaja gràcies per recordar-m'ho!

kira permanyer dijo...

RAINDROP Creo que es patrimonio de miles de recuerdos de este país, al menos de mi generación. Ahora las cosas son diferentes, pero no añoro, la evolución forma parte de la humanidad. Un abrazo.
MAMACUENTISTA. Gracias guapa, los recuerdos cuando positivos, se convierten como bien dices en una admiración secreta. UN BESO.

Estefanía dijo...

Acabo de entrar por casualidad a este blog. Y puedo decirte que acabas de describir mi infancia...dándole cuatro pinceladas diferentes...yo preparaba ese nescafe a mi madre cuando llegaba del colé y la veía horas y horas cosiendo sin parar y la radio era el Justo Molinero. Y la antena del radio jajaja... Hasta para dar la vuelta de los cinturones las use yo y la aguja de la lana tb. Jajaja.
Por lo demás has descrito mi infancia al dedo. Y te puedo decir que me has hecho aflorar unas lágrimas...como puños.
Esos pañuelos de ropa d cuadros marrones a cuestas a llevar la faena y ver a mi madre contar pesetas por cremallera, cuellos...que sufrir tanto coser para sacar la familia a delante.
Gracias por hacerme un poco más feliz hoy.

SE ACABÓ!

Quieres más? pues hala! busca entraditas a la derecha...