martes, 8 de febrero de 2011

YO NO SOY LA MEJOR MADRE... NI LO PRETENDO

Ultimamente soy asidua de muchos blogs de mamis. Es gracioso ver como la mayoría sentimos lo mismo. Tenemos los mismos miedos y normalmente el mismo objetivo: disfrutar de la maternidad y que nuestros hijos sean felices. Sí, felices. Para ello debemos pasar por educarlos, que sean buenas personas, pero sobretodo que crezcan con amor y respeto. Eso lo tengo clarísimo. Igual de claro tengo que, dependiendo de la edad de mis hijos (yo tengo dos biológicos de 3 y 6 y una preciosidad de 10 años hija biologica de mi marido, y de corazón mia) que el tiempo "libre" que me dejan, o dicho de otro modo, las horas "presenciales" que necesitan no son las mismas. Por ejemplo, con las mayores no debo preocuparme por limpiarles bien el culo cuando acaban de hacer caca. Con el peque aún estamos en ello. Con las mayores no me aseguro que ya no quedan restos de yogurt en el recipiente cuando acaban; con el peque aún paso la cuchara para ayudarle... y así mil aspectos más.
Lo que tengo claro (y voy a buscarme más de un enemigo) es que no quiero dedicar mi vida entera a sentirme madre. Para mi ser madre ha sido lo mejor de mi vida. Tópico típico donde los haya. Pero es cierto. Sobretodo porque me ha enseñado a amar sin condiciones, a perdonar, a cuidar, a olvidarme un poco de mi y querer, querer por encima de todo. He recibido y he conocido a través de mis hijos el amor límpio, sin condiciones, el amor más puro que existe. Ellos me aman por encima de todo, y lo mejor es que lo se, lo noto, lo veo, lo palpo. También se que se sientes queridos por mi y por su padre de una manera tranquila, amplia, proteccionista si quieres.
Dicho esto, he de confesar que me importa poco cuándo dejará el chupete el pequeño. Si a los niños les queda un trauma porque un dia les des un grito de más. Si por no poder darle el super masaje Tsuitso (me lo invento) su estres irá in crecendo. Si duermen o no de lado, si toman cereales de cultivo ecológico o no, si se comen un caramelo a deshoras, si se tiran un pedo o no... en fin, quiero decir con esto, que la maternidad me ha cambiado pero no es el objetivo de mi vida. Mis hijos crecerán, se iran y yo me quedaré con mi pareja (eso espero, pero es algo que no dependerá solo de mi, ojalá sintamos lo mismo que ahora en un futuro) y sobretodo me quedaré conmigo misma. Yo soy una mujer,madre si, pero una mujer,una persona que debo cuidar, mimar de vez en cuando, ser coherente con mis acciones, con mi trabajo, con mis amigos, conmigo misma. Leer, escuchar música más allá de Super Poti Poti, de ir a tiendas de ropa que pasen de la talla 16, de tomar un café, beber una copa de vino, en fin, de ser yo. Es cierto que ahora no tengo excesivo tiempo para todo, no me importa .Como dije al principio, la crianza implica tiempo por etapas y edades de los hijos. Lo que no quiero, es que mi único tema de conversación sean mis hijos. Y en el fondo, creo, que a medida que ellos crezcan, tampoco querrán tener ese tipo de madre. Ya me encargaré yo.... Quiero ir de la mano con ellos, no llevarlos siempre en brazos... Ahora ya podeis criticarme abiertamente, tal vez lo merezca...

13 comentarios:

onavis dijo...

Pues yo estoy de acuerdo contigo. Es muy lógico lo que dices!
Como sabes, yo escribo sólo de maternidad en mi blog. Porque estoy en un mundo donde todo son cosas nuevas y me gusta que quede constancia (a modo de diario) de estos primeros años de mi vida.
Vamos, que todavía no se me ha agotado el tema.
Ahora bien, no me veo con una niña de ocho años o de quinze y yo escribiendo el mismo blog. Seria muy ridiculo escribir posts del tipo: "mi hija no me hace amiga en el facebook" o "no sabe si escoger bachillerato cientifico o artistíco"... y peor aún, mi hija lo odiaría!
Supongo que por entonces ya no tendré el blog o habrá cambiado la temática.
Porque como dices, soy madre, y muchas cosas más. Todavía estoy de lleno en la edad en que ser madre ocupa casi todo mi espacio, sé que no será siempre así.

anna dijo...

Tu entrada resume muy bien mis sensaciones con la nueva maternidad. De mi niña lo unico que me importa es que sea feliz y que sienta que la quiero. No me importa pensar que no volveré a salir hasta de aquí mucho tiempo y me siento bien al pensar que desde que nació no me he separado de ella ni un dia. Eso me hace feliz. Pero estos dias pensaba que la maternidad también me ha enseñado a valorar los momentos de soledad; ese cortado en el bar de siempre con el periodico, la lectura estirada en la cama con todo en silencio, o estar, como ahora, comentando tranquila una entrada en un bloc, mientras duerme...grandes momentos! :)

porfinyomisma dijo...

Estoy contigo al 100%. yo tengo 3 niños tb, de 8, 6 y 18 meses, y opino como tú. yo tb quiero seguir siendo mujer, compañera de trabajo, amiga, hermana,... además de madre. Tengo muchas facetas y supongo que todas ellas me ayudan a ser mejor madre.
Me relaja tener otras conversaciones, aunque siempre hable de mis niños, me encanta salir con mis amigos, tomar café,... ir de compras, me gusta ir a mi trabajo (si, lo sé soy muy rara), y aunque ahora no tengo tanto tiempo para mí como quisiera, se que es una situación pasajera. Hay días en que no me estreso porque uno no coma, o no me agobio porque otro tenga fiebre, o me da igual que el tercero haya estado castigado en el cole (un mal día lo tiene cualquiera) Y otros días en que se me viene el mundo encima por cualquier cosa que hagan. Yo tampoco soy la mejor madre ni tampoco lo pretendo. Suscribo toda tu entrada así que.. q me crucifiquen a mi tb.

mamacuentista.blogspot.com dijo...

pues de paso que me critiquen a mi también porque estoy de acuerdo contigo y casualidad de eso le hablé ayer a mi marido. Nuestros hijos un día se irán y nuestra obligación como padres es prepararles lo mejor posible para que lo hagan y que sean felices con lo que son

Treintañera con hijo dijo...

Aparte de madres también somos otras cosas. Y es bueno que tengamos esas otras facetas.

Mirashka dijo...

como ves estamos la mayoría en las mismas. Y es que somos madres amigas, esposas, trabajadoras y por encima de todo personas. Y solo siendo personas felices podremos ser madres felices. Yo tengo comprobado que el día que tengo una cena con amigas o que voy al cine con mi pareja estoy más contenta, y esto repercute en mi trato con mis hijas. Quien quiere ser una madre perfecta????

http://mirashka.blogspot.com/2010/06/les-mares-perfectes.html

kira permanyer dijo...

Onavis. Entiendo perfectamente que te apetezca escribir sólo de tu reciente maternidad. Es normal. Pero lo que me asusta son las madres que exclusivamente viven por y para sus hijos, dedicación full time. Asusta.
Anna, me alegro de compartir "sensaciones" contigo.Y estoy totalmente de acuerdo en que la valoración, no de las horas, si no de los minutos, es sensacional... esa ducha sin llanto de fondo! ese cortado como bien apuntas!
Porfinyomisma, tu eres una campeona también! vaya tres edades! lo que es cierto es que la experiencia es un grado a la hora de afrontar la maternidad: con el primer hijo te lo pasas en el hospital al menor sintoma de fiebre, con el segundo vas al tercer dia si no le marcha, con el tercero le haces tu la receta falsificada de amoxicilina! je,je,je
mamacuentista, es lo que yo creo, me encantaría que mis hijos se sintiesen libres, con los justos miedos de una persona razonable, pero viendome de otra manera que no sólo su madre, si no una mujer con sus aciertos y errores.
Treinteañera, las personas tienen multiples facetas, y hay que cuidarlas, pero para mi, sobretodo lo más importante es enriquecerte como persona. Está bien cuidar, y con ello creces, pero cuidarse no es egoismo puro, es crecer para dar mejor. Eso creo yo.
Mirasha, he leído tu post. Muy acertado. Yo también me siento muy a menudo así. Vivo en un pueblo bastante pijo y está lleno de mujeres de hielo!!!!ja,ja,ja

Lulu dijo...

Pues no te voy a criticar porque tienes toda la razón. Me encantaría poder ser así. Desde que fui madre, sólo vivo para ella. Sé que mi marido me echa de menos incluso yo misma me echo de menos, pero no lo puedo evitar. Ser madre me ocupa todo el día. Mi hija es muy absorbente y siempre requiere mi presencia. Supongo que a medida que vaya creciendo la cosa cambiará.

kira permanyer dijo...

Lulu, es cierto, como digo en la entrada, que la cosa cambia con la edad. Yo también soy muy de gastar mi poco tiempo libre con ellos, pero a veces, me doy cuenta, que ellos necesitan que les ayudemos a crecer más seguros de si mismos, equivocandose cuando toque (eso en edad a veces se traduce dandose un tortacillo cuando se suben a donde no deben...)aunque como madre cueste muchiiiiiisimo. Un beso.

Perkins dijo...

Estoy de acuerdo contigo, hay que conseguir un equilibrio que permita a una misma sentirse bien y segura en el papel de madre pero también en el papel de persona independiente. Transcribo un trozo del libro "El club de las malas madres" de Lucia Etxebarria y Goyo Bustos en el que se plasma con exactitud esta idea :
"....Creo firmemente que la maternidad, aunque sea signo inequívoco de ser mujer, no tiene por qué tomarse o entenderse como la anulación de la mujer como persona en cualquier otra faceta o función de su vida...."
La verdad es que en estos momentos no me siento absorbida por el papel de madre, también es verdad que con niños de 6 y 4 años el agobio no es el mismo que con 4 y 2.Un abrazo.

historiadea dijo...

Querida Kira: ¡qué bonito post!. Y qué real... Suscribo todas y cada una de tus líneas. Un gran abrazo.

Pettro dijo...

totalmente de acuerdo!!!

Me ha encantado tu post!

irene dijo...

Me ha encantado tu entrada, hasta nos puede abrir los ojos a mas de una, ya que tienes toda la razón. Esta claro que la vida esta hecha por etapas, que vienen y que van. Pero cuantas veces me digo a mi misma que tengo que dejar a mis tortuguitas con su abuela e irme yo sola tranquila a buscar mi espacio...pero luego pienso que el tiempo pasa muy rápido y no me quiero perder nada de ellas, ahora que son pequeñas, cuando sean adoslescentes no querran estar conmigo.

SE ACABÓ!

Quieres más? pues hala! busca entraditas a la derecha...