miércoles, 10 de octubre de 2012

LA INFIDELIDAD ... O NO.

La infidelidad existe, ha existido y existirá siempre. Al igual que algunos animales, los humanos tendemos a tener una pareja a largo plazo. Nos gusta que nos entiendan, que nos quieran, que nos mimen, no sólo que nos deseen. Pero es cierto, que el deseo sexual en los adultos es incontrolable. La mente es libre y dicen que todos/as nos asustaríamos si pudiesemos "pasear" sin censuras por los pensamientos libidinosos de todos/as nosotros/as.

Esta reflexión me viene a la mente porque ayer me aseguraban que ser infiel a alguien era "entrar de lleno en el asunto". Pero yo no lo tengo tan claro. Ni siquiera tengo claro el concepto de ser o no ser infiel. La fidelidad no es la misma según la cultura con la que la miremos.
¿Es posible entender entonces como los poligámos pueden convivir en armonía si es así como conviven?
Por mi experiencia personal pasada diré que cuando la mente viaja libre y necesita la atención, sea sexual o emotiva, de otro ser diferente al que tienes al lado, algo cambia.... Cuando no descansa en busca, o no, de otro cuerpo, de otras miradas, de otra complicidad, debemos reflexionar sobre nuestra relación. No digo yo que cuando se te cruza un maromo o un bombón de tia por delante, no se te humedezca "la mirada", pero eso es deseo inmediato y animal y otra cosa son los viajes de la mente al respecto....
Que no se trata de juzgar, pienso, pero si de ser coherente contigo mismo. No se trata de elegir, se trata de vivir en paz. Yo opté por romper con todo, material y emocionalmente, para encontrarme a mi misma, a esos deseos de conocer gente nueva y que me conocieran a mi en todos los aspectos imaginables. Y me salió como yo queria. Ni bien ni mal, pues para mi no existe un baremo para medir el tipo de relación, pero si que me dió una tranquilidad que no tenía, culminada más  tarde con mi actual pareja.
Ahora tengo una relación que me llena, es cierto. Me siento amada y amo con locura. Pero mientras me explicaban que era o no la infidelidad me asaltó una duda: Mientras que para mi el amor es más longevo, ¿el deseo tiene fecha de caducidad? ¿Por qué funciona con unas parejas y con otras no? ¿Qué hace que sigamos deseando a nuestro compañero/a por encima de las convivencias o relaciones humanas?
Debe ser algo visceral, me pregunto mientras extraño a mi pareja en estos momentos....

4 comentarios:

Masakoy dijo...

Curiosa reflexión. Me dijeron que el ser humano es polígamo, por lo cual es infiel por naturaleza, pero que somos nosotros los que decidimos tener una pareja estable y abandonar al resto.
Parafraseando a Newman "Para qué quiero una hamburguesa teniendo solomillo en casa"

Hasta el infinito y más allá!

kira permanyer dijo...

Cierto a mi entender que la cultura es la que nos hace tomar la decisión de ser fieles, pero hay mamiferos que eligen una pareja para toda la vida.. curioso.
Hasta el infinito y más alla! buen final...

joan gasull dijo...

els pensaments qui mes qui menys els te, però hi ha qui ho controla per que sap que val la pena i hi ha qui no.

kira permanyer dijo...

d'acord en tot Joan però si controlar el desig es una penyora es que la relació que tens no es plena..

SE ACABÓ!

Quieres más? pues hala! busca entraditas a la derecha...