miércoles, 21 de noviembre de 2012

A ESAS MADRES QUE NO SE GUSTAN...

Aunque pisara firme no se sentia segura. No habia tenido tiempo en las últimas semanas de repasar sus cejas, el labio superior (osease bigotin...) y ni hablar de las piernas.
Las medias le apretaban en la parte más cercana a su profunda intimidad, y el sujetador parecía querer perforarle la piel. Este último parto parecia haber querido dejar su huella para siempre. Recordaba vagamente cuando usaba cinturón, cuando elegía su ropa por el gusto, no por el tamaño. Cuando se untaba su cuerpecito de cremas y cuidados con dulces aromas. Ahora era distinto. A duras penas le gustaba mirarse en el espejo, se preguntaba porqué otras seguían tan delgadas, tan monas, tan perfectas.. .Sólo tenia 34 años pero se sentia mayor. Adoraba a su prole, pero detestaba su cuerpo. Demasiadas revistas femeninas quizás. Que importaba... Andando por la calle, después de colocar a cada pequeñín en el cole o escola Bressol correspondiente, se dirigia al trabajo. Alli se sentaría, y su trasero quedaría al resguardo de miradas indiscretas. Pero su vientre adquiriria vida propia, se plegaria en lorzas odiadas, y se uniria cual segunda piel a su jersey de cashimir. 

No es justo... pensaba. Y cuando el dia parece que se tuerce, después de pasar toda la tarde en mil tareas de mami servicial, niños durmiendo, cuerpo chandalero... llega él. Le mira a los ojos y ella entiende... sin mediar palabra le sigue al dormitorio. El deseo masculino le atraviesa el alma. Y se siente la mujer más bella y ligera del mundo. Bienvenido esposo, no todo van a ser calorias de más....

7 comentarios:

joan gasull dijo...

sovint ens veiem masses defectes....jo sempre miro al voltant i veig que hi ha un pitjor, després ja no em queixo.
Benvingudes calories horitzontals, treballar l'hort sempre dona fruit, encara que no sigui sempre en la quantia desitjada....

kira permanyer dijo...

estas tu ultimament molt pages...;-O) espero gaudeixis molt de la collita!
i tens tota la raó, no son iguals els nostres ulls que els dels demés respecte a la nostra imatge...

Anónimo dijo...

Cuanta razón tienes Kira, nos queremos menos de lo que deberíamos, sobretodo teniendo en cuenta que el paso de los años deja y HA DE DEJAR huella. Es aceptar el paso de la vida... pero cuesta! Un abrazo, me encanta tu blog...

juan andrés estrelles dijo...

Una vez más nos traes cruda panorámica de la realidad. Me gusta la reflexión final, hay que buscar el lado bueno de las cosas. Un beso.

kira permanyer dijo...

Gracias Juan Andrés... se te echaba de menos! cierto, la mirada positiva siempre nos aligera el sufrimiento... y hace que las cosas se vuelvan livianas. Un abrazo

Cuentis dijo...

Primero el relato hace encoger el corazón, y más a los que a veces no nos damos cuenta de estos sentimientos por los que pasan las mujeres. El final es muy bonito.

Te añado a los links de El Blog de Cuentis con mucho gusto, Kira!

kira permanyer dijo...

Muchas gracias!

encantada de formar una pequeñita parte de un proyecto tan nuevo y que se ve lindo... animo!

SE ACABÓ!

Quieres más? pues hala! busca entraditas a la derecha...