viernes, 10 de septiembre de 2010

VIOLENCIA DE GENERO


Y otra víctima más. Lo peor de todo es que una al final se acostumbra a estas noticias. Las oye, te aflijes y a otra cosa mariposa.... No se cuál es la solución, seguro que si la tuviese tampoco me escucharía nadie, pero lo que sí se es que no vamos por buen camino.

Creo yo, como mucha otra gente, que a parte de endurecer las leyes, deberíamos hacer algo con la educación de futuras generaciones. Una persona que mata a su ex pareja y en muchos casos a alguno de sus hijos si se interpone en su camino, le importa un comino por decirlo finamente el castigo que le puedan aplicar. Que en la mayoría de los casos, la mente de estos asesinos (porque no merecen otro nombre) está única y exclusivamente dedicada a pensar cómo acabar con la imbecil que le ha cerrado la puerta de su corazón y de su cama. ¿Cómo se atreve a apartarme de su vida? ¡se va a enterar! parecen pensar.

Así que para mí sería fundamental empezar a tratar el tema desde pequeños. Porque igual que un niño sabe que no puede ir por la calle matando a la gente, también debería aprender a respetar a su pareja. Canciones antiguas en las que el mensaje en lugar de amor es de posesión, anuncios de TV donde la mujer es tratada como un mero objeto sexual, programas donde el género femenino se "mata" por enseñar las tetas y el culo para conseguir el favor de un granjero apestoso o un niñato tuneado... Todo esto fuera. No puede conducir a nada bueno.

Y tampoco creo en las charlas esporádicas que ofrecen algunos centros sobre este problema a los adolescentes. Estos, se lo toman como una clase graciosa. Debería existir una asignatura de respeto a las personas, igual que hemos conseguido (después de mucha lucha) una asignatura verde: de respeto al medio ambiente. Es penoso que los padres no puedan ser capaces de trasmitir estos valores, pero si ellos no pueden, debemos encontrar alternativas.

Basta de mujeres asesinadas. Basta de ordenes de alejamientos inútiles que nadie cumple. Basta de niños y niñas huérfanos por culpa de su progenitor. Basta de mensajes sexistas de la publicidad y la TV. Aboguemos por el respeto.... ¿o acaso te gustaría que se metieran con tu niñita?

SE ACABÓ!

Quieres más? pues hala! busca entraditas a la derecha...