martes, 7 de septiembre de 2010

EL PRIMER DIA DE COLE








El primer dia de cole empieza unos días antes. Mentalizando a los pequeños de que se acerca el día, conseguimos que vayan a dormir antes, que empiecen a darnos menos guerra... A mis hijos, el primer dia de cole les encanta. A mi pequeña de 6 años le entran unos nervios tan divertidos, que no paramos de reir con sus caras y sus movimientos extraños. Lleva varios días preguntando cuánto falta... ¡que no puede aguantar más! quiere ver a sus amigos y tiene muchas ganas de estrenar su nueva mochila de como no... ¡BOB ESPONJA! Viva el merchandising....

Ayer estaba muy nerviosa. Accedió a irse a dormir más pronto y casi no podía conciliar el sueño. Después de mi beso de buenas noches, asomó su cabecita por la ventana y dijo:

- Bona nit iaio Antonio, bona nit Zape ( el pez que se le murió hace un año) demà començo cole!

A mi se me puso un nudo en la garganta de la emoción de que mi pequeña compartiese con su yayo la alegría de la espera para ir a su cole en este nuevo curso.

Por la mañana no ha hecho falta despertador alguno. Estava tan emocionada que ha venido a nuestra cama a las 7.20h de la mañana preguntando si ya era la hora. No paraba de sonreir y brincar.... ¡era un manojo de nervios! Llegada la hora, despues de un rico desayuno, se ha colgado su mochila a la espalda y con una sonrisa de oreja a oreja ha salido de casa. Cuando hemos llegado a la puerta del colegio, el reencuentro con sus amigos era tierno y tímido a la vez. Este año empezaba 1º de primaria: ja soc gran mama! me decía.....También estaba muy nerviosa porque su hermano empezaba este año en su cole.... ¡su hermano pequeño en su cole! Después de un rápido beso y una sonrisa que no tiene precio, la hemos perdido entre la multitud de padres y niños/as. ¡Que tengas un buen dia princesa!

El pequeño empezaba su andadura hacia convertirse en una personita... P3! QUE GRANDE! al cole de grans, le decíamos su papi y yo. Emocionado, temeroso,agarrando nuestra mano con su pequeña pero firme manita, esperaba que las puertas se abriesen.
¡Vamos! una música de bienvenida los recibía. Pequeños seres que aprenderán a ser adultos poco a poco. Espero y confío que de manera positiva. Han sido sólo dos horas para él. Es el periodo de adaptación. Y aunque ha salido un poco morrudo(podeis verlo en la foto), nos han dicho que ha estado muy bien. Es de los más pequeños de la clase. Nació en noviembre, a finales... poco importa. En la carrera de la vida todos acabamos remando y luchando a la par. Y él no ha sido menos. Estaba contento de vernos, pero al mismo tiempo, quería volver a entrar. ¡Bravo pequeño! Esperemos que mañana sea un dia tan especial como hoy. Me siento orgullosa de mis hijos. Pero no porque no hayan llorado, si no porque se enfrentan, de una manera u otra a todas las aventuras que nos ofrece la vida. Mi padre se hubiese sentido orgulloso también de mis pequeños.

2 comentarios:

Metafrastida dijo...

Tienes unos hijos PRECIOSOS.

kira permanyer dijo...

Muchisimas gracias. Un fuerte abrazo.

SE ACABÓ!

Quieres más? pues hala! busca entraditas a la derecha...